top of page
Ayudando a Nuestros Hijos a Madurar © 
 MULTIPLES CURSOS - POWERPOINT (Page 1)_edited.jpg
  • Temas/Objetivos

 

El objetivo principal de este curso esta enfocado en cómo ayudar a los niños a realizar su potencial como seres humanos.

 

Dado que crecer NO es garantía de madurar, saber cómo fomentar la maduración es clave para criar a los niños. 

Este curso dará luz a:

  • El rol  de la naturaleza en la maduración

  • El papel de los padres en la maduración

  • ¿Cómo dar a los hijos el descanso que necesitan para madurar?

  • ¿Cómo dar mas de lo que tu hijo está buscando?

  • ¿Cómo satisfacer el hambre de vinculación de tu hijo?

  • ¿Cómo mantener la conexión segura?

  • ¿Cómo el descanso nutre el crecimiento y la maduración?

  • ¿Cómo el vínculo fomenta la energía emergente de tu hijo?

  • ¿Cómo dar el espacio que tu hijo necesita?

  • ¿Cómo poner a tu hijo en el asiento conductor de su vida?

  • ¿Cómo la naturaleza mueve naturalmente a tu hijo a adaptarse?

  • ¿Por qué algunos niños pierden las lágrimas y a qué costo?

  • ¿Qué futilidades los niños necesitan enfrentar?

  • ¿Cómo presentar futilidad a un niño y sacar su tristeza?

  • La solución natural a la impulsividad y el egocentrismo

  • ¿Cuando un niño está realmente listo para la interacción social?

  • Los peligros de la crianza apresurada

  • Modelo de la naturaleza para la construcción del carácter

  • ¿Cómo preparar el terreno para que tu hijo experimente sentimientos encontrados?

  • ¿Cómo utilizar "la templanza" como una técnica de disciplina?

  • ¿Cómo tratar a un niño que carece de templanza?

FECHA DE PROXIMO INICIO DE CURSO:

Miércoles 18 de Octubre 2023

de 10.00am-12:00pm CDMX

POR ZOOM EN VIVO

  • Precio y Forma 

La cuota de matrícula para tomar Ayudando a nuestros hijos a Madurar (Power to Parent1 I)  es de $180USD.

 

Esto incluye 8 sesiones en VIVO por zoom con duración de dos horas cada una y juntándonos una vez por semana. El formato es con fechas programadas.

 

¿Que es el Modelo Neufeld?
Un Modelo Enfocado en la Realización del Potencial Humano 

Es un enfoque de crianza que aplica a hijos de todas las edades. Está basado en diferentes teorías de Psicología que han sido integradas para formar un modelo accesible, con un lenguaje familiar, pero a la vez sustentado en investigaciones, teorías y estudios actuales, que permite a los padres entender el desarrollo de sus hijos con una visión humana que les permitirá SER ese padre o esa madre que sus hijos necesitan.

  

“Todos crecemos, pero no todos maduramos"

 

Dr. Gordon Neufeld PhD.

Información general de la serie “Power to Parent”

La parte I de la serie “Power to Parent” se centra en la relación niño-adulto como contexto para la crianza de los hijos. Los padres aprenden cómo esta relación está destinada a desarrollarse, qué puede salir mal, por qué los padres deben importar más que los amigos, cómo cultivar un contexto de conexión, cómo recuperar a nuestros hijos si es necesario, y más. Los padres también son introducidos a las estrategias de disciplina que son seguras para cuidar la relación y amigables con el desarrollo.

 

La seria Power to parent consta de tres partes y ofrece lo mejor que la ciencia del desarrollo tiene para ofrecer a los padres a cargo. El efecto del material es restaurar a los padres a su intuición natural y regresarlos a que ocupen el lugar legítimo en la vida de sus hijos.

 

Los principios y la dinámica se aplican a los niños de cualquier edad. Aunque se presta cierta atención a los problemas más desconcertantes de la infancia, la orientación general del curso se refiere a los problemas y desafíos que enfrenta la mayoría de los padres. 

 

Esta serie de educación para padres ofrece un enfoque completo para la crianza.

 

En lugar de confundir a los padres con soluciones prescriptivas y estrategias superficiales, esta serie realmente informa y educa para que los padres puedan convertirse en los verdaderos expertos en la vida de sus hijos. 

 

En el curso desenvolvemos con mayor profundidad la necesidad de cercanía y su desarrollo para que los los padres puedan convertirse en la respuesta a esta necesidad.

El objetivo es restaurar a los padres a su Intuición Natural 

La suposición que prevalece hoy es que la clave para la crianza es saber qué hacer. 

 

Dado que los niños no nacen con un manual, los padres de hoy son cada vez más dependientes de los llamados expertos o consultores. Sin embargo, a pesar de contar con más expertos y consejos que nunca, la crianza de los hijos se está volviendo más difícil y artificial. El problema, según el Dr. Neufeld, es que el poder de los padres se está desvaneciendo. Los padres nunca fueron destinados a tener la responsabilidad más importantes en la tierra sin el poder correspondiente para hacer su trabajo. 

 

Sin embargo, este es el aprieto de un número creciente de padres que están perdiendo su poder para guiar y dirigir a sus hijos, para protegerlos, para nutrirlos y cumplirles, e incluso para transmitirles su cultura. La crianza debe ser bastante natural e instintiva.

 

Sin embargo, como la mayoría de los instintos profundamente arraigados, se requiere el contexto adecuado para presionar los botones correctos en ambos padres e hijos. La ciencia ha revelado que este contexto es el vinculo del niño al padre. Cuando un niño está en una relación correcta con el padre, no solo el niño se vuelve receptivo a la crianza, sino que el padre está facultado para hacer el trabajo. Por lo tanto, la clave para una crianza eficaz no está en lo que hacemos sino en lo que somos para nuestros hijos. El papel de la cultura es crear y preservar este contexto de conexión entre los niños y sus padres. Lamentablemente, la sociedad actual ha dado un giro económico y ya no cumple esta función vital. A medida que el contexto para la crianza está siendo erosionado, los padres están perdiendo el poder natural requerido para cumplir con sus responsabilidades. 

 

El antídoto para nuestra situación actual es volvernos conscientes del vinculo y dar sentido a nuestros hijos de adentro hacia afuera. De esta manera podemos restaurar la intuición natural e interactuar de maneras que apoyen el desarrollo saludable. Si no hacemos esto corremos el riesgo de ser más reactivos, o alternativamente, llegar a ser más artificiales en nuestra interacción como seguimos las señales de los consejeros en lugar de encontrar nuestro propio camino intuitivo.

Lo que los padres necesitan es perspicacia, no habilidad

Lo que hacemos está más determinado por lo que vemos que cualquier otro factor, incluyendo las estrategias que hemos aprendido, los libros que hemos leído y el conocimiento que hemos adquirido. Cuanto más preciso sea nuestro conocimiento, más fructífero será nuestra interacción.

 

 Cuando un niño tiene sentido para nosotros de adentro hacia afuera, una danza evoluciona que es natural, intuitiva, efectiva y reafirmante tanto para el niño como para el adulto. La ciencia del desarrollo ha progresado hasta donde ahora es capaz de equipar tanto a los padres como a los profesionales con los conocimientos necesarios para entender a nuestros hijos e interactuar en consecuencia. Esta serie de crianza se basa en la firme convicción de que cuando seamos capaces de darle sentido a un niño en un contexto de compasión, descubriremos dentro de nosotros mismos una danza que corresponda.

Lo que los padres necesitan es poder natural, no trucos manipuladores

La crianza está destinada a ser asistida por nuestro Poder. Al igual que los coches que conducimos, sería imposible conducir sin la potencia del motor que nos ayuda a manejarlo. Cuando uno está en medio de la conducción y el motor se apaga, la gestión del coche se vuelve un dolor de cabeza, si no imposible. Manejar a los niños cuando nuestro poder de crianza es insuficiente es igualmente desalentador. Sin embargo, millones de padres están tratando de hacer precisamente eso y ni siquiera se dan cuenta de que algo está mal.

 

Tenemos tendencia a asumir el poder de los padres. Sin embargo, hay poco que podamos hacer con un niño, que no esté predispuesto a atendernos, a admirarnos, a depender de nosotros, a pedir ayuda, a tomar las señales de nosotros o a querer ser buenos para nosotros. 

 

Estas inclinaciones no son inherentes a la personalidad del niño ni el resultado de una crianza calificada. Mas bien, son el fruto de un buen Vinculo al padre. Cuando el vinculo es débil o falta, estas predisposiciones faltarán en un niño. 

 

Cuando este es el caso, los padres se vuelven impotentes y la crianza se vuelve difícil, artificial y antinatural. Impotencia parental se está convirtiendo en una aflicción común, pero rara vez se reconoce por lo que es. Es más probable que asumamos que carecemos de la habilidad necesaria o que tenemos un hijo difícil. La reacción más instintiva cuando falta poder natural es volverse más contundente. 

 

Lamentablemente, la aplicación de medidas coercitivas como las sanciones y la separación para obligar a un niño a cumplir no solo provocará resistencia, sino que también dañará la relación que nos da poder. Tristemente, tal es el estado de la crianza de los hijos hoy. 

 

Solo cuando nos damos cuenta de nuestra verdadera fuente de poder haremos todo lo que esté en nuestro poder para salvaguardarla. A menos que tengamos el corazón de nuestros hijos seremos incapaces de cumplir con nuestras responsabilidades parentales. Una vez que tenemos los corazones de nuestros hijos, necesitamos aferrarnos a ellos hasta que nuestra tarea esté terminada.

 

El secreto del poder de los padres radica en que los hijos tienen una relación correcta con sus padres. Cuanto más difícil sea el niño o los problemas, más cierto será. Es esta misma relación la que está siendo erosionada por el caos cultural, por los vínculos que compiten con los compañeros, y por las prácticas de crianza que interfieren con el desarrollo adecuado de la relación. 

 

Para compensar la pérdida de la sabiduría cultural debemos volvernos conscientes de la relación. La única salvación para la crianza que es verdaderamente natural e intuitiva es trabajar con el vinculo y dejar que el vinculo trabaje para nosotros.

 

El poder se ha convertido en una palabra sucia, sin duda porque muchos de nosotros hemos experimentado su abuso. Sin embargo, las responsabilidades más importantes en la tierra son imposibles de cumplir sin el poder de hacer el trabajo. Y cuando no tenemos el poder natural requerido para ser padres, estamos tentados a recurrir a la fuerza y la manipulación, como es la tendencia creciente entre muchos padres de hoy. 

 

Ejemplos de esas prácticas coercitivas son el uso de los tiempos de espera y la tendencia a utilizar contra ellos lo que mas les importa a los niños (a menudo eufemizado como consecuencias y sanciones). El tipo de poder que surge espontáneamente de una relación de vinculo correctamente alineada permite a los padres ser altamente efectivos sin necesidad de ser punitivos o coercitivos. Necesitamos superar nuestra aversión al poder para asumir nuestra posición legítima en la vida de nuestros hijos.

La historia y génesis de la serie Power to Parent:

La serie Power to Parent tuvo sus inicios en un grupo de discusión de padres que surgió de la demanda popular de padres jóvenes que tomaron cursos universitarios del Dr. Neufeld sobre psicología del desarrollo y relaciones padre-hijo. Poco a poco se convirtió en un curso nocturno de ocho sesiones llamado Making Sense of Kids que fue muy solicitado por padres y profesionales en el área de Vancouver durante muchos años. El resultado es la serie Power to Parent, una trilogía de ocho sesiones.

 

Los objetivos principales de la serie Power to Parent:

 

El objetivo principal  es equipar a los adultos para criar a los niños con el Vinculo en su mente y enfocarlos hacia la verdadera maduración como resultado final. Nuestro método es dar sentido de los niños a los adultos responsables de ellos.

 

Al proporcionar los fundamentos conceptuales a la intuición natural, nuestro objetivo es restaurar a los padres a su lugar legítimo en la vida de sus hijos.

bottom of page